Cataratas Victoria

         Livisgtone puso el nombre a esta maravilla de la naturaleza, al toparse con ellas mientras navegaba por el rio Zambeze. Originariamente llamadas por los habitantes locales “Mosi oa Tunya”, algo así como El humo que truena

     Con casi dos kilometros de largo y doscientos metros de caída, son unas de las cataratas más impresionantes del mundo. La experiencia de visitarlas empieza antes, al llegar a la villa que tiene su nombre. Un animado pueblo repleto de actividades, restaurantes y hoteles de todas las categorías. La estación de tren para justo enfrene del hotel más elegante y famoso, el ‘Victoria Falls Hotel’ Lugar de encuentro de la nobleza y alta sociedad europea. Uno de los grandes hoteles coloniales de áfrica, de estilo eduardiano fue inaugurado en 1904. Merece la pena visitarlo, aunque no se aloje uno allí. 

La vista más maravillosa que había presenciado en África. (Dr. David Livisgstone)